Home » Línea de investigación en Victimología » La víctima y sus derechos en Colombia

 
 

La víctima y sus derechos en Colombia

 

Dichas directrices básicas determinan el tratamiento humano y digno que deben implementar los Estados, las organizaciones internacionales, la sociedad civil y demás entes en la búsqueda de mecanismos que propugnen por el bienestar físico, emocional y psicológico de la víctima y sus familiares, al igual que frente a los derechos a su intimidad y seguridad. Situación que se traduce respecto del Estado en una doble obligación expresada, primero, en brindar a la víctima y su familia un tratamiento comedido, humano y digno; y segundo, en implementar dentro de su ordenamiento jurídico disposiciones que les protejan y restablezcan sus derechos como sujetos de especial protección, tanto en los procedimientos administrativos como en los judiciales, para evitar la impunidad y una posible revictimización .

La jurisprudencia internacional:
El Tribunal Europeo de Derechos Humanos como Corte competente según el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales (Consejo de Europa, 1950) reconoció a la víctima como sujeto legitimado para presentar la acción por hechos violatorios a los derechos humanos.

No obstante, en este Convenio no se estableció el concepto de víctima, razón por la cual ha sido el Tribunal quien se ha encargado de construir dicho concepto en virtud de la legitimación en la causa, es decir el derecho de interponer directamente acción ante el Tribunal, y por lo tanto, el reconocimiento de la víctima como un sujeto procesal, como lo plasmó en la sentencia del Caso Gorraiz contra España .

El reconocimiento de la figura de la víctima como sujeto de derechos se ha plasmado en varias decisiones del Tribunal, como por ejemplo en el caso de Inze contra Austria de 1987 , en el cual se afirmó que en el contenido del artículo 34 de las leyes sucesorales austriacas se debe entender la palabra víctima, como aquella afectada directamente por un acto u omisión; o por encontrarse inmersa en una posible violación, incluso en los eventos en los que aún no hay un efectiva lesión. Posición que ha sido ratificada en varias decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos como los casos: Amur contra Francia , Siliadin contra Francia , entre otros. También contempla la extensión del concepto de víctima a aquellas personas que tienen alguna relación inmediata o vínculo íntimo con el sujeto directamente lesionado por el actuar o abstención , en especial los familiares.

La Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos en desarrollo de la Convención Interamericana sobre los Derechos Humanos del 22 de noviembre de 1969 (San José de Costa Rica), le dio a la víctima estatus de sujeto de derechos, tomando como noción de víctima las reflexiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sin embargo, profundizó en la determinación de los criterios para establecer la presencia de una víctima indirecta de acuerdo a lo resuelto en el caso Bámaca Velásquez contra Guatemala o en el Caso de los Niños de la Calle contra Guatemala, entre otros.

Entonces, el propósito del reconocimiento de la víctima como sujeto de derechos se expresa en los derechos de verdad, justicia y reparación, que tienen como objetivo el devolverle el goce y la protección de los derechos y libertades a la víctima. Derechos que han sido desarrollados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos así:

El derecho a la justicia ha sido considerado como el derecho de la víctima a que el Estado investigue los hechos violatorios de los derechos humanos, juzgue y sancione a los responsables de dichos hechos, para evitar la impunidad y lograr por ésta vía una reivindicación de sus derechos.

El derecho a la verdad ha sido considerado como la potestad que tienen las víctimas y la comunidad de conocer las circunstancias de modo, tiempo y lugar en que ocurrió la violación de los derechos humanos. Este derecho tiene dos ámbitos, uno individual y otro colectivo. Sobre éste derecho se profundizará más adelante.

En cuanto al derecho a la reparación es de anotar que éste se traduce en los mecanismos utilizados por el Estado para cumplir la obligación internacional de devolver el goce de derechos y libertades a la víctima que ha sido afectada, por medio de varias medidas entre ellas: la restitución, la compensación, la rehabilitación, las medidas de satisfacción y la garantía de no repetición, entre otras.

Reconocimiento legal actual:
Con la promulgación de la Constitución Política de 1991, se agregó a la producción de la normatividad jurídica colombiana la protección efectiva de los derechos humanos, como elemento indispensable para la creación, interpretación y aplicación del ordenamiento jurídico, incluyendo el ámbito penal.